« regresar a Vida Familiar

Una tarjeta de crédito para dos

Una tarjeta de crédito para dos

01 de diciembre de 2010

Grandes ventajas

Tener una cuenta mancomunada de cheques o de ahorros con tu cónyuge es una práctica común de muchas parejas, ya que resulta más fácil administrar las finanzas domésticas cotidianas y hacer el seguimiento de tus gastos en forma mensual. Lo mismo sucede con tu tarjeta de crédito. Cuando le entregas una tarjeta de crédito a tu cónyuge o algún otro miembro de tu familia, puedes disfrutar de muchas ventajas.

·                Puedes consolidar y hacer un seguimiento de tus gastos mensuales fácilmente.

·                Únicamente tienes que hacer un pago mensual, lo que puede ayudar a garantizarte que el estado de cuenta de tu tarjeta de crédito no se pierda en la confusión.

·                Ahorras dinero por el cargo de membresía cada año, ya que el cargo por tarjetas adicionales es mucho menor que el de tarjetas principales.

Esto no solamente hace que resulte más fácil administrar tus finanzas, sino que te ayuda a permanecer estabel en tu situación financiera actual, sin mencionar que te mantiene en la dirección correcta para lograr tus objetivos financieros a largo plazo.

El inconveniente potencial

Como titular de la tarjeta, eres responsable por cualquier compra realizada con las tarjetas de crédito adicionales asociadas a tu cuenta. Por lo tanto, necesitas sentirte cómodo de saber que la persona a quien le entregaste una tarjeta adicional va a utilizarla con responsabilidad y que seguirá todas las indicaciones que le digas. Es por ello que tener una conversación franca con tu esa persona, sobre finanzas y asuntos de dinero sería muy conveniente.

Compartir tu tarjeta de crédito tiene sus ventajas… y cuando se utiliza en forma responsable, a la larga, puede beneficiar a todos.