« regresar a Vida Familiar

Planifica la llegada del bebé

05 de mayo de 2010

Para criar a un hijo se necesita más que tener siempre una cámara fotográfica a la mano. Pañales, una cuna, ropa, un asiento para el auto, una sillita de paseo. Estas son sólo algunas de las cosas que tendrás que comprar para tu bebé. Además, a medida que los niños crecen, también crecen sus necesidades -desde fiestas de cumpleaños, ropa, juguetes, hasta su educación universitaria.

Afortunadamente, existen medidas que puedes tomar a fin de prepararte para la llegada del nuevo miembro a la familia y para manejar mejor tus finanzas. A continuación te decimos cómo:

Revisa detalladamente tus gastos actuales. Determina qué gastos puedes eliminar o reducir. Por ejemplo, puedes tratar de eliminar las suscripciones a revistas, preparar comida en casa más seguido o compartir el auto para ir al trabajo. Después asigna un poco del dinero que ahorraste a la compra de artículos para tu bebé, por ejemplo, la cuna o la sillita de paseo.

Pon a prueba tu nuevo presupuesto. Una vez que hayas ajustado tus finanzas teniendo en cuenta la llegada del nuevo miembro a la familia, trata de vivir conforme a tu nuevo presupuesto durante un tiempo antes del nacimiento del bebé. Un poco de práctica te ayudará a acostumbrarte a tus nuevos hábitos de gasto y a adaptarte en consecuencia.

Busca otras alternativas. Sería fantástico comprar la sillita de paseo último modelo, pero la de tu hermana que tiene poco uso podría ser totalmente adecuada. Establece tus prioridades para que gastes tu dinero en lo que realmente es importante para ti.

Prepara tú mismo los alimentos del bebé. La publicidad probablemente te ha hecho creer que tu bebé debe comer únicamente productos de la mejor calidad comprados en tiendas. Sin embargo, con un par de electrodomésticos económicos, como envase de vapor para verduras y un procesador de alimentos pequeño, podrías preparar la comida más saludable para bebé a un costo incomparablemente menor al de los alimentos que venden los almacenes.

Empieza a ahorrar para su educación. Nunca es demasiado temprano para empezar un plan de ahorros para la educación de un hijo. Si estableces depósitos automáticos en favor de un plan de ahorros de tu elección, podrás constituir poco a poco un fondo para ayudarle a pagar sus estudios postsecundarios.

Un bebé aporta muchas alegrías y también una serie de nuevas responsabilidades financieras, por lo que es importante planificar su llegada desde ahora. De esta manera, si tienes que pasar noches en blanco, que sea por los biberones de medianoche y no debido a tus finanzas.